Ayuda a los demas

Ayuda a los demas, Meditación Mindfulness

Ayudar a los demás tiene sentido

Si alguna vez te has preguntado si tu genuino placer por ayudar a los demás está a punto de ser excesivo, hay algunas cosas que puedes hacer para superar la adicción a la agencia, o evitarla por completo. En primer lugar, hazte algunas preguntas: Cuando no estás ayudando a los demás, ¿te sientes ansioso o sin rumbo? ¿Te sientes a la defensiva o despectivo cuando te enteras de que las personas a las que has ayudado han encontrado útil el consejo de otro, o que no te han consultado sobre un problema? ¿Se imagina a menudo ayudando a otros con consejos que cambian la vida?  Responder afirmativamente a algunas de las preguntas anteriores no confirma necesariamente que ayudes en exceso, pero podría indicar que es algo que debes vigilar. A continuación, comprométase a ser un socio igualitario, y no un salvador. Un signo revelador de la sobreayuda es cuando te encuentras haciendo más para ayudar a los demás que lo que ellos hacen por sí mismos. También puede evitar la dependencia midiendo la mejora.  La grandeza de un entrenador puede medirse por su capacidad de ayudar a alguien a crecer hasta el punto de no necesitarlo más.

Citas de ayuda a los demás

Ayudar a los demás es el primer paso para hacer del mundo un lugar mejor y mejorar la vida de quienes no son tan afortunados como tú. Pero también se ha demostrado que aporta una gran cantidad de beneficios a los que deciden ayudar y puede ser la clave de la felicidad.
Los estudios realizados en los últimos años sobre el impacto del voluntariado han demostrado una serie de beneficios físicos y psicológicos derivados de la ayuda a los demás, sin necesidad de ir al médico. Ayuda a crear comunidades más fuertes que se preocupan por el bienestar de todos y cada uno de los individuos mientras se trabaja por una sociedad más feliz para todos.
Puede ser ayudar a tus amigos y familiares sin esperar nada a cambio o prestar ayuda a un completo desconocido en la otra punta del mundo. Ser amable y solidario con los demás también es contagioso y puede inspirar rápidamente a otros a hacer lo mismo. Pero si tú no te pones en marcha, ¿quién lo hará?
Cuando se analiza todo, ¡ayudar a los demás es algo que sienta bien! Los voluntarios han descrito lo que denominan un “subidón de los ayudantes”, sintiendo una sensación de euforia después de dedicar su tiempo a ayudar a los demás. Se cree que se trata de una liberación de endorfinas que va seguida de un periodo más duradero de calma y bienestar emocional que ayuda a reducir los niveles de estrés. Los estudios demuestran que las mismas partes del cerebro se vigorizan cuando damos a buenas causas que se estimulan cuando recibimos dinero nosotros mismos.

  Kelly kelly hot

5 líneas sobre la ayuda a los demás

Ofrecer tu tiempo, dinero o energía para ayudar a los demás no sólo mejora el mundo, sino que también te mejora a ti. Los estudios indican que el mero hecho de devolver algo a la comunidad aumenta la felicidad, la salud y la sensación de bienestar. He aquí siete beneficios científicos de echar una mano a los necesitados.
¿Quieres alargar tu vida? Piensa en ayudar regularmente en un comedor social o en entrenar a un equipo de baloncesto en un instituto de riesgo. Las investigaciones han demostrado que este tipo de actividades pueden mejorar la salud de forma que se puede alargar la vida -los voluntarios muestran una mayor capacidad para controlar el estrés y evitar las enfermedades, así como una reducción de las tasas de depresión y una mayor sensación de satisfacción con la vida- cuando se realizan de forma regular. Esto podría deberse a que el voluntariado alivia la soledad y mejora nuestra vida social, factores que pueden afectar significativamente a nuestra salud a largo plazo.
Cuando una persona realiza una buena acción, provoca una reacción en cadena de otros actos altruistas. Un estudio reveló que las personas son más propensas a realizar actos de generosidad después de observar a otra persona hacer lo mismo. Este efecto puede extenderse por toda la comunidad, inspirando a docenas de personas a marcar la diferencia.

  Agenda online gratis

Ejemplos de ayuda a los demás

La idea de que ayudar a los demás forma parte de una vida significativa existe desde hace miles de años. Aristóteles escribió que la felicidad y la plenitud se consiguen “amando más que siendo amado”. Según la psicóloga Carol Ryff, que revisó los escritos de numerosos filósofos a lo largo de la historia, las relaciones con los demás son “una característica central de una vida positiva y bien vivida”.
¿Vamos por el camino equivocado? Las nuevas investigaciones aportan cada vez más pruebas de que el comportamiento amable y servicial hace que sintamos que nuestra vida tiene sentido, y descubren lo que podemos hacer para obtener esos beneficios.
A menudo, los psicólogos han distinguido entre dos tipos de bienestar: el bienestar hedónico (una sensación de felicidad) y el bienestar eudaimónico (una sensación de sentido y propósito). Aunque la felicidad y el sentido se solapan significativamente, los investigadores sospechan que ayudar a los demás es especialmente crucial para desarrollar un sentido.
Un estudio reciente de Roy Baumeister, de la Universidad Estatal de Florida, trató de investigar ésta y otras diferencias entre la felicidad y el sentido. En una encuesta realizada a más de 300 participantes, los investigadores buscaron rasgos y comportamientos que estuvieran relacionados con la felicidad (pero no con el sentido) y viceversa. Los investigadores descubrieron que tener fuertes conexiones sociales era importante tanto para la felicidad como para el sentido. Sin embargo, ayudar a los necesitados e identificarse como un “dador” en las relaciones estaba relacionado únicamente con el sentido.

  Autoestima alta frases