Meditacion de sanacion

Meditacion de sanacion, Meditación Mindfulness

2:02:15utiliza tu poderosa mente: hipnosis curativa del sueño / sueño profundo …el movimiento mindfulyoutube – 19 nov 2019

Personas como tú y yo han utilizado la Meditación como herramienta durante miles y miles de años.    La meditación es una forma de entrenar o reenfocar la mente.    De la misma manera que se ha demostrado que el ejercicio y el movimiento benefician al cuerpo, la meditación es una forma profundamente poderosa de entrenar la mente.    Se ha demostrado que la meditación proporciona muchos beneficios para la salud y la curación profunda.
En este post descubriremos los beneficios curativos de la meditación, cómo hacerla y por qué es importante.    Creo que el reciente aumento e interés en la meditación proviene de la creciente necesidad de la civilización de frenar y buscar el equilibrio.    En un mundo que nos bombardea con notificaciones, alertas y plazos, hemos perdido el control de nuestro enfoque y atención, lo que lleva a la evolución del estrés y la falta de productividad.
Si estás buscando comenzar una práctica meditativa entonces estás de suerte, porque hay muchos beneficios increíbles que se logran con una práctica meditativa.      Ya sea que busque sentirse mejor, controlar el estrés, lograr una mejor concentración o curarse de una condición de salud crónica, la mediación puede beneficiarlo.

  Musica para meditar 30 minutos

Música de meditación curativa

La meditación es como un espejo que pule la mente. Antes de meditar, el espejo está empañado o emborronado, nublando nuestra conciencia. Cuando nos sentamos en quietud y retiramos los sentidos externos, nos permite volvernos más hacia adentro. Aquí empezamos a notar la mente de mono que nos dice muchas cosas confusas. Observar nuestros pensamientos y dejarlos ir sin juzgarlos nos permite crear un espacio interior. Entonces podemos conectar con nuestro centro del alma/corazón, donde reside nuestra verdadera naturaleza. En este espacio sentimos el acceso a la paz, la presencia, la compasión, el amor, la alegría y la dicha. Mediante la práctica regular, el espejo se pule y nos vemos a nosotros mismos y a los demás con más claridad. Por lo tanto, la meditación es la comunión con uno mismo para poder estar en comunidad con los demás.
Prueba a meditar por la mañana para establecer el tono de tu día. Al hacer una pausa para sentarse y recogerse cuando la tendencia es dejarse arrastrar por la logística de lo que está por venir, puedes volver a entrenar a tu cerebro para que haga una pausa antes de reaccionar en la vida, lo que cultiva la atención plena. Sin embargo, la meditación es beneficiosa en cualquier momento del día e incluso puede ayudarte a conciliar el sueño por la noche, así que elige lo que más te convenga.

  Musica de meditar

Meditación curativa espiritual

Las personas que luchan contra el dolor crónico u otras afecciones médicas pueden utilizar la meditación curativa para sentirse mejor en cuerpo y espíritu. Algunos informan de resultados espectaculares de la meditación curativa, mientras que otros simplemente aprecian la reducción del estrés que se produce al sentarse en silencio y concentrar la mente. La meditación curativa suele incorporar técnicas de visualización.
Aunque no se ha demostrado que la meditación cure dolencias específicas, los pacientes afirman que puede ser útil cuando se utiliza junto a tratamientos más convencionales. La meditación puede ayudar a reducir la ansiedad, por ejemplo, lo que puede provocar cambios positivos en el cuerpo. Es importante estar abierto al proceso y tener fe en que ayudará, pero hay que estar dispuesto a darle tiempo.
Las imágenes guiadas, en las que se crean imágenes mentales en respuesta a las instrucciones de otra persona, se utilizan habitualmente para la meditación curativa. Por ejemplo, si tienes cáncer, se te puede pedir que imagines vívidamente a tus glóbulos blancos luchando y ganando contra las células cancerosas, y purgando las células malas de tu cuerpo.

Curación

En mi último año de universidad participé en una tradición escolar llamada «Maratón», en la que a cada estudiante de primer año se le asigna un estudiante de último año, y ese estudiante de primer año se burla de ti en una serie de representaciones teatrales. La actuación de mi estudiante de primer año fue reveladora. Se quejaba: «No puedo hacer esto y no puedo hacer aquello. Me duele el cuello, me duele la espalda, me duelen los hombros». Todo el público se reía, pero a mí me dolía y me sorprendía. ¿Así me veían mis compañeros? Como un quejica y un quejoso, ¿un chiste? ¿Un hipocondríaco? La representación de todos los demás representaba algo realmente divertido, pero yo tenía un problema de salud real. Y se reían de mí por ello.
Hay una razón por la que las enfermedades crónicas se consideran las «enfermedades invisibles» y a veces se perciben como hipocondría: si los demás no pueden ver el dolor que tienes, piensan que eres un farsante. La verdad es que durante mucho tiempo me consideré una «enferma», así que soy responsable de haber transmitido ese mensaje a las masas. Hasta que no dejemos de definirnos como enfermos, los demás seguirán viéndonos así también.

  Estrategias para eliminar pensamientos negativos