Ecuanimidad budismo

Ecuanimidad budismo, Meditación Mindfulness

Sabiduría budista

A contracorriente es más que un libro más sobre la meditación budista. Es un manifiesto y una guía de campo para las primeras líneas de la revolución. Es la culminación de casi dos décadas de disonancia meditativa de la nueva generación de budistas en Occidente. Se trata de una llamada al despertar para las masas dormidas.*Revés de bolsilloEnvío gratuito
Apoye a Contra la CorrienteSus donaciones apoyan nuestros gastos y nos permiten seguir proporcionando las enseñanzas de Buda.Contra la Corriente es una organización sin ánimo de lucro 501(c)(3): Todas las donaciones son deducibles de impuestos.  Número de identificación fiscal 83-4171718

Frases de ecuanimidad budismo

Barbara O’Brien es una practicante del budismo zen que estudió en el Monasterio de la Montaña Zen. Es autora de «Rethinking Religion» y ha cubierto la religión para The Guardian, Tricycle.org y otros medios.
La palabra inglesa equanimity (ecuanimidad) se refiere a un estado de calma y equilibrio, especialmente en medio de las dificultades. En el budismo, la ecuanimidad (en pali, upekkha; en sánscrito, upeksha) es una de las Cuatro Inconmensurables o cuatro grandes virtudes (junto con la compasión, la bondad amorosa y la alegría comprensiva) que Buda enseñó a sus discípulos a cultivar.
Aunque se traduce como «ecuanimidad», el significado preciso de upekkha parece difícil de precisar. Según Gil Fronsdal, que enseña en el Insight Meditation Center de Redwood City, California, la palabra upekkha significa literalmente «mirar por encima». Sin embargo, un glosario de pali/sánscrito que he consultado dice que significa «no hacer caso; no tener en cuenta».
Según el monje y erudito Theravadin, Bhikkhu Bodhi, en el pasado la palabra upekkha se ha traducido erróneamente como «indiferencia», lo que ha hecho que muchos en Occidente crean, equivocadamente, que los budistas deben ser desapegados y despreocupados de otros seres. Lo que realmente significa es no dejarse dominar por las pasiones, los deseos, los gustos y las aversiones. El Bhikkhu continúa,

  Aushadhi escuela de yoga

El perdón en el budismo

La ecuanimidad describe una completa apertura a la experiencia, sin perderse en reacciones de amor y odio. Es una cualidad poderosa por sí misma, y fortalece otras cualidades. Apoya la sabiduría porque cuando la mente no tiembla, podemos permanecer con la verdad de las cosas el tiempo suficiente para tener una visión profunda. La ecuanimidad tiene un equilibrio que potencia la bondad amorosa (metta) con la paciencia, de modo que nos preocupamos, incluso en los momentos en que las personas que amamos hacen cosas autodestructivas. Sin la ecuanimidad, podríamos exigir que la felicidad se produzca de la manera que creemos que debería, en lugar de permanecer conectados y amando las cosas tal y como son. La ecuanimidad dota a la compasión de coraje, para que tengamos el valor de enfrentarnos al dolor en la vida y a la crueldad en el mundo. Cuando nos preocupamos profundamente, intentamos ayudar, pero no siempre podemos aliviar el dolor. A veces, lo que hacemos no ayuda realmente.
En la época de Buda, un comerciante muy rico llamado Anathapindika era un gran partidario de Buda. Era famoso por su generosidad, y no sólo con los monjes budistas y otros reclusos. Proporcionó el capital inicial para que muchos de sus parientes iniciaran negocios.

  Paz interior budismo

Ecuanimidad frente a indiferencia

Como seres humanos estamos sometidos a continuos cambios en la vida. Los taoístas hablaban de las diez mil penas y las diez mil alegrías. La alegría se convierte en tristeza. La pena se convierte en alegría. Nadie está exento. La ecuanimidad es la cualidad liberadora que nos permite mantener el corazón abierto y equilibrado, tranquilo y estable, en medio de todos estos cambios.
Desarrollamos la ecuanimidad siendo conscientes de nuestras reacciones ante lo que el Buda describió como los ocho dhammas [fenómenos] mundanos. Los dhammas mundanos son cuatro conjuntos de condiciones contrastantes a las que todos estamos sometidos en un momento u otro de nuestras vidas. El cultivo de la ecuanimidad implica examinar profundamente nuestra relación con estas ocho condiciones en la vida.
El primer conjunto de dhammas mundanos es la alabanza y la culpa. En el momento de ser elogiado, ¿podemos ser conscientes de nuestras reacciones? Podemos descubrir que rechazamos los elogios automáticamente, debido a la incomodidad, o que los asimilamos demasiado y nos encontramos dependientes de recibir más. En el momento en que se nos reprocha, ¿podemos ser conscientes de nuestras reacciones? Podemos descubrir que nuestras reacciones incluyen tratar de justificar nuestras acciones, culparnos a nosotros mismos o culpar a la persona que nos ha culpado. Podemos pensar inmediatamente que la persona tiene razón. Podemos pensar inmediatamente que la persona está equivocada.

  Clases online gratis